De tanto ser lo que eres

Los ángeles de la tierra son tan bellos como los celestiales y son los que tienen una incapacidad.

palabrasaflordepiel

Screen shot 2013-09-30 at 5.42.25 PM

Por alguna razón los ángeles, ausentes o presentes, me siguen acechando. Ahora toca el turno a éste que habita el fantástico poema de Mutis, quien desde hace días escribe en cuaderno de nubes:

“A la vuelta de la esquina/

un ángel invisible te espera;/

una vaga niebla, un espectro desvaído/

te dirá algunas palabras del pasado./

Como agua de acequia, el tiempo/

cava en ti su manso trabajo/

de días y semanas,/

de años sin nombre ni recuerdo./

A la vuelta de la esquina/

te seguirá esperando vanamente/

ese que no fuiste, ese que murió/

de tanto ser tú mismo lo que eres./

Ni la más leve sospecha,/

ni la más leve sombra/

te indica lo que pudiera haber sido/

ese encuentro. Y, sin embargo,/

allí estaba la clave/

de tu breve dicha sobre la tierra”.

-Álvaro Mutis

View original post

Llevo una selva en las entrañas

Llevo una selva, me gusta

palabrasaflordepiel

“Los poetas hacen viajes interiores cuyas trayectorias no figuran en los mapas y en los que es imposible acompañarlos”. Esto le dijo una vez la escritora argentina Olga Orozco (1920-1999) a una mujer enamorada de un poeta. Aunque escribo versos, no sé si soy poeta. Lo que sí tengo claro es que a veces exploro mi geografía más remota y amenazante. En la espesura me topo con ríos violentos, bestias, flores insospechadas, algún pantano. Si corro con suerte, entre rugidos lejanos y la sed que lacera, un rayo de sol me roza la cabeza. Y en algún punto vuelvo a casa.

Link a la nota sobre Orozco en la revista Ñ: http://bit.ly/WwcwbG

View original post

Qué lástima que vayan a dar las cuatro

Mario Benedetti

palabrasaflordepiel

Screen shot 2013-10-07 at 10.16.31 AM

Recuerdo este poema de Benedetti y me gusta, pero pienso que a pesar de todo él no sabe cuánto de verdad duele cuando se acercan las cuatro y no estás.

“Es una lástima que no estés conmigo/
cuando miro el reloj y son las cuatro/
y acabo la planilla y pienso diez minutos/
y estiro las piernas como todas las tardes/
y hago así con los hombros para aflojar la espalda/
y me doblo los dedos y les saco mentiras.//

Es una lástima que no estés conmigo/
cuando miro el reloj y son las cinco/
y soy una manija que calcula intereses/
o dos manos que saltan sobre cuarenta teclas/
o un oído que escucha como ladra el teléfono/
o un tipo que hace números y les saca verdades.//

Es una lástima que no estés conmigo/
cuando miro el reloj y son las seis./
Podrías acercarte de sorpresa/
y decirme…

View original post 25 more words

El único lugar tranquilo del mundo

palabrasaflordepiel

Screen shot 2013-10-18 at 5.42.30 PM

“Los libros van siendo el único lugar de la casa donde todavía se puede estar tranquilo”, escribió Julio Cortázar en Los premios. Me atrevo a enmendarle un poco la plana a Julito: a veces son el único lugar DEL MUNDO donde se puede estar tranquilo.

Ahora mismo me voy a refugiar a ese lugar mágico que es Tepoztlán. Me acompañan volúmenes de César Aira, Héctor Abad y Constantino Cavafis. Sé que con ellos estaré tranquila. No deseo otra cosa hoy.

View original post

Cartas a una sombra

UN GRAN LIBRO

palabrasaflordepiel

Imagen 1

Termino de leer El olvido que seremos (Planeta), libro hecho de entrañas, de emociones vestidas con palabras, de recuerdos pasados por el tamiz de un corazón trémulo. Héctor Abad Faciolince, notable escritor colombiano, desgrana en él la figura de su padre, activista de derechos humanos asesinado en Medellín en 1987 y figura cardinal en la lucha por la justicia en ese país querido.

Después de convivir con el autor en estas páginas lo siento doblemente cercano. Por un lado, conecto con el “amor animal” que describe por su papá. He hablado aquí de la devoción que tuve/tengo por el mío, la fuerza de su influencia en mis primeras lecturas y letras, lo central que me fue su amor cuando vivía y aún después de su muerte, hace casi 30 años. Pero el libro de Abad Faciolince me cimbra de manera adicional porque mi propio padre también desapareció de manera violenta y por manos…

View original post 134 more words

La palabra más mexicana de todas

palabrasaflordepiel

Imagen 1

No es mi opinión, sino nadamenos que la de José Emilio Pacheco. No quiere decir que, por ser el genio que es, tenga que coincidir con él en que ésta es la palabra más mexicana del vocabulario, pero sí que merece el beneficio de la duda. De origen había yo pensado que lo más mexicano serían las muchas acepciones que le damos a ‘madre’, desde la más elogiosa ‘está a toda madre’ hasta la más peyorativa: ‘es una vil madre’, pero la visión de Pacheco casi me convence. Además, me encanta su curiosidad desbordada y sin neurosis, su no-limitarse a los temas de la alta cultura.

Aquí va la nota completa que publicó El País (abajo viene el link). No me atreví a editarla porque es redondita:

“México: PINCHE
Por José Emilio Pacheco
En México, “pinche” canceló su acepción normal para adquirir, no se sabe cuándo, las características de un epíteto derogatorio…

View original post 308 more words

“Yo no puedo callar”

Imagen

Lo que veo ahora es mi destino, no puedo callar lo que mi alma grita.. ahora seré como el Cóndor, “libre!”

  • Yo no puedo callar cuando el corazón me da gritos,
  • No sé como pude llegar sin darme cuenta hasta la mitad del camino , un camino escabroso y temible, camine dando  tumbos, la inocencia me ayudo y no supe por mucho tiempo que era dolor, que diferencia hay entre el pobre y el rico, como se pierde tanto en el camino, mi inocencia vida joven solo pedía conocer el amor, ese amor puro donde lo que sientes es un deseo de ser amada y protegida, a tener confianza de mi misma hacer valorada,  que se preocupen de mi vida, que me enseñe lo que no conozco y aprenda a tener la fuerza que mi ignorancia desconoce,
  • cuanto daría por retroceder el tiempo, y decir lo que ahora pienso, lo que aprendí a valorar y lo que no debí haber tomado en cuenta, lo mucho que me desgaste dándole importancia a otros que se burlaban y juzgaban mi inocente forma de ser. Me era imposible que yo supiera conocer la maldad que hay en la gente, su trato mal intencionado, su palabras ofensivas y sus miradas de odio y sus ordenes agresivas me veía como soldado a las ordenes de los generales,
  • era yo un ser sin derechos, sin derecho a ser amada, sin derecho a ser reconocida, sin derecho a un sitio de privacidad, sin derecho a nada.
  • llore por la ausencia de ser humanamente tratada, porque?.. me preguntaba,—¿porque debí estar en esta vida?
  • Imposible saberlo. Quien era yo para preguntar sobre eso…  Le dije un día a mi madre.. ¿dime que  hacer más delante, porque me confundo, y no sé si soy necesaria para los demás, si podre ayudar a otros, si podre ser madre, y como sería?..  mi madre volvió su cara y me vio,  y con su voz delicada me dijo:  Yo sé que tú seras lo que quieras ser, un ser grande en sabiduría si tu quieres, porque sabes como defenderte sabes como luchar, no necesito decirte cómo hacer, porque tú lo sabes.
  • Yo me quede perpleja, pues de verdad que no sabía nada, porque me hablo así con tanta seguridad, yo le hice una pregunta precisamente porque no sabía ni si tenía un futuro, iba de un lado a otro como indigente,  pidiendo allá o allá donde me dieran asilo, no tenía quien me diera un abrazo, un beso una caricia, era adolescente, pero ya desde antes de niña fue así mi vida. Una vida pobre en todos los sentidos,  lo explique brevemente antes.
  • Un día cualquiera entre a una Iglesia y dije por solo hablar.. Señor tengo hambre, no sé si pueda comunicarme contigo, no valgo nada soy tan simple como las ramas de un árbol , como la arena, como las rocas,  no puedo ser árbol porque un árbol da frutos, da madera para convertirla en muchas formas, y hasta la leña sirve para calentar, no puedo ser agua, por que el agua es la vida, sin ella el mundo no existiría , no puedo ser la piedra que el escultor y el arquitecto forma en arte.
  • Que soy Señor? y para que he venido a este mundo?
  • Cerré mis ojos, y me deje llevar, sin pensar más, ni hacer más preguntas, no llore,
  • entonces alguien llego y me dijo.. ¿esta ocupado este asiento? le conteste que no.
  • era una señora como de 50 años, empezó a rezar, y sin darse cuenta empezó hablar en voz alta, dijo… Señor tengo 4 hijos, y los 4 son diferentes, cada uno tiene un problema, necesitan tantas cosas y yo soy sola y no puedo darles todo lo que me piden, quisiera haber estudiado y haber terminado una carrera Profesional, para tener un buen trabajo y ganar lo suficiente para darles a mis hijos todo lo que piden y necesitan, pero no es así llevo la mitad de la vida y tengo el mismo trabajo de obrera, no me alcanza , solo para mal comer,  vestido y calzado no puedo comprar, menos darles una casa con comodidades, viajes y gustos es algo que mejor ni pensar, solo te vengo a dar gracias! porque me diste los mejores momentos los que viví junto a mis padres y hermanos los juegos felices que tuve de niña, los reuniones que viví junto a toda la familia de mi madre y de mi padre, el amor que conocí en mi pareja que me dio momentos dulces y  juntos reímos y juntos formamos una familia, aunque todo cambio después, no dejare de agradecer los momentos de emoción que viví cuando nacieron mis hijos. Gracias Señor! Me diste lo justo, y me enseñaste a hacer optimista, y agradecer lo que hoy tengo, y lo que puedo dar.
  • se levanto y se fue, yo inquieta pensaba, que estoy haciendo, tengo mi cuerpo completo tengo fuerza y vitalidad, soy joven y tengo mucho porque vivir y aprender. ¿Porque me he venido a quejar..?
  • Perdóname Padre! Ya sé lo que quiso decir mi madre, y sé que me has mandado la respuesta a mis sentimientos,
  • Era inocente,y no sabía, pero después aprendí más y más.. hasta ahora que sé como es que se debe apreciar lo que tenemos, y conservar lo que aprendemos.
  • Gracias!